Centro de desintoxicación en Málaga

Escríbenos
info@cuveladicciones.es
Llámanos a la clínica
952 041 339
Llámanos al móvil
646 621 781
Horario
Lu - Vi: 8AM - 5PM

La codependencia familiar


Es lógico pensar que el desarrollo de una adicción sólo afecta a la persona que es adicta a la sustancia o comportamiento compulsivo determinado. Pero la realidad es, que el entorno familiar del adicto (ya sea familia o pareja) acaba sufriendo los efectos colaterales que trae consigo la adicción.

Estos efectos colaterales es lo que conocemos como “codependencia”. La codependencia es un estado desarrollado por el familiar o la pareja en el cual le obsesiona el control hacia el adicto. Se siente responsable de su cuidado (ya que él abandona el cuidado personal y su supervivencia se basa en los cuidados de sus familiares) además de los daños que puede causar su comportamiento, lo cual acaba evolucionando en vivir por y para el adicto.

Puede que en muchos lugares te encuentres la frase “adicción al adicto” cuando se habla de codependencia, y lo cierto es que no dista mucho de la realidad. Las características más comunes que se encuentran cuando analizamos un estado de codependencia suelen ser:

  • Fuerte tendencia al control y regulación del comportamiento del adicto. Lo primero que se suele llevar a cabo es tratar de controlar el consumo, lo cual es casi imposible en muchos casos.
  • Responsabilizarse de los daños que suponen el comportamiento irresponsable del adicto. Cuando su comportamiento produce daños a otras personas o materiales (por la agresividad que se puede mostrar en esta enfermedad) es común tratar de reparar ese daño o responsabilizarse de lo ocurrido.
  • Falta de expresión de las emociones debido a no querer dar motivos al adicto para consumir. Normalmente las emociones negativas son las que llevan al consumo, por lo que cuando hay un problema de este tipo en una unidad familiar es común ocultar los sucesos negativos o las emociones que afectan a los miembros por miedo a que el adicto recurra a la sustancia para olvidar lo ocurrido.
  • Pérdida de identidad al tener que asumir las obligaciones tanto propias como las que corresponden al adicto. Cuando una persona es adicta, sus obligaciones pasan a un segundo plano e incluso a desaparecer y acaban siendo asumidas por otro miembro de la unidad familiar, lo cual supone una carga tanto emocional como de trabajo que traerá muchos problemas a la persona encargada de los cuidados.

La evolución de la codependencia familiar


El desarrollo de la codependencia familiar no es algo que se produzca de forma instantánea, sino que es un proceso que puede pasar por diferentes estadios, los cuales te explicamos a continuación:

Primera fase: NEGACIÓN

Cuando la adicción aparece en la vida familiar, la primera de las reacciones y la más común de ellas es la negación del problema. Parece inverosímil que alguien del núcleo familiar pueda haber desarrollado este tipo de problema, por lo que la reacción habitual es ocultar la existencia del problema y tratar de solucionar la situación realizando un excesivo control sobre la vida del adicto.

Segunda fase: CULPABILIDAD

La familia del adicto comienza a hacerse responsable tanto de sus cuidados como de su comportamiento, lo que da lugar a un sentimiento de culpabilidad de sus miembros. Es común entre los integrantes de la familia pensar que el desarrollo de la adicción es culpa suya, bien sea por falta de atención, por falta de comunicación o por no haber sabido verlo a tiempo. Esto no es nada realista, pero al involucrarse tanto en el cuidado y protección del adicto, la culpabilidad es casi inevitable. Esto además, puede convertirse en ira hacia uno mismo.

Tercera fase: NEGOCIACIÓN INTERNA

Cuando el problema se va agravando y no se consigue hacer avances es común que comience un proceso de negociación interna personal entre los miembros del núcleo familiar. Se suele prometer o jurar hacer ciertas cosas si se consigue sacar al adicto de su enfermedad, o si son personas religiosas prometer a sus divinidades realizar determinadas cosas si les ayudan con el problema. No son conscientes de que sin ayuda profesional es muy difícil que el problema tenga fin.

Cuarta fase: DEPRESIÓN

Cuando el problema se va agravando y no se consigue hacer avances es común que comience un proceso de negociación interna personal entre los miembros del

núcleo familiar. Se suele prometer o jurar hacer ciertas cosas si se consigue sacar al adicto de su enfermedad, o si son personas religiosas prometer a sus divinidades realizar determinadas cosas si les ayudan con el problema. No son conscientes de que sin ayuda profesional es muy difícil que el problema tenga fin.

Quinta fase: ACEPTACIÓN

Finalmente la familia es consciente que su lucha contra la adicción de su miembro familiar no va a llevar a ningún sitio y asumen que necesitan ayuda profesional para poder solventar el problema. La coadicción familiar sólo fomenta el avance de la adicción, por lo que recurrir a ayuda profesional tanto para el adicto como para los integrantes de la unidad familiar es importante para poder conseguir la completa recuperación de la enfermedad.

Tratamiento familiar


La inclusión de terapias familiares dentro de un tratamiento de desintoxicación de adicciones ha demostrado sus grandes resultados tanto para la recuperación del adicto como para el bienestar de la familia que le rodea.

El desarrollo de la codependencia en el entorno del adicto es bastante común ya que cuando una persona (sea familiar o pareja) tiene contacto con la enfermedad de la adicción dentro de su entorno, es lógico que la reacción sea protección y ayuda para la persona que lo sufre. Pero esta sobreprotección acaba dañando a la persona que es co-adicta, lo cual necesita terapia para subsanarse.

Si esto ha ocurrido en el núcleo familiar, se necesita esta ayuda necesariamente. No basta sólo con que el adicto se recupere, ya que al evolucionar esta adicción, la familia también ha perdido hábitos o patrones de comportamiento que han sido absorbidos por el cuidado del enfermo, por lo que necesitan recuperar su vida anterior. Ha reorganizado su vida entorno al cuidado y mantenimiento de la persona adicta ya que no puede valerse por si mismo. Si se puede superar una adicción, también puede superarse la coadicción.

¿Necesitas más información para superar tu adicción?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para ofrecerte más información

Call Now Button